left arrow

Mexico y Mundo

right arrow

Estilo de Vida

Investigan negligencia médica en muerte de recién nacido

El presunto responsable es médico de San Alejandro

Por: Redacción
Viernes - 5:54 am

La Agencia del Ministerio Público Especializada en Homicidios, investiga a un galeno del Hospital San Alejandro, por presunta negligencia médica, luego de que un recién nacido perdiera la vida, presuntamente por las lesiones que sufrió a causa del “Forceps” que el doctor utilizó para el alumbramiento, pese a que su uso está proscrito.

La mujer que dio a luz, de nombre Paola Rodríguez Roldán, de 20 años de edad, ingresó a dicho nosocomio, el pasado 3 de mayo. Se sabe que después del alumbramiento el pasado viernes, los médicos no permitieron que los progenitores, ni sus familiares, vieran al niño, dándoles para ello mil escusas.

Ante la insistencia de los familiares, los galenos cedieron, y es así como se percataron de que el pequeño “Ramírez Roldan” presentaba lesiones, como raspaduras y aparentes golpes en diferentes partes del cuerpo. Según dijeron los familiares a las autoridades, “eran lesiones como si el niño se les hubiera caído”.

Ante estos hechos, acudieron a la delegación Norte de la Procuraduría General de Justicia en el Estado, donde interpusieron una denuncia en contra de quien resulte responsable, señalando que los galenos encargados del parto, habían incurrido en una negligencia médica. La averiguación previa que se inició por este caso fue la 2150/2013 de la delegación Norte.

Fue este jueves a las 05:00 horas, cuando el recién nacido perdió la vida. Los progenitores señalaron a la autoridad ministerial lo que había ocurrido días antes, desde la negativa de los médicos a mostrarles el bebé, debido a las lesiones que el pequeñito presentaba. También señalaron su temor a que el expediente haya sido manipulado.

La necropsia de ley, contenida dentro de la constancia de hechos 204/2013 de la Agencia Especializada en Homicidios, indicó que el peño presentaba ciertas lesiones, como moretones y escoriaciones, en cabeza, rostro e incluso en el pecho.

Al parecer, dichas lesiones, no fueron ocasionadas en una caída accidental, sino que podrían deberse a la utilización de una herramienta médica denominada “Forceps”, especie de pinzas con las que se presionaba la cabeza del menor y otras de sus pequeñas partes, para jalarlo y así sustraerlo. Esta herramienta fue proscrita en los hospitales desde hace mucho tiempo.

El fiscal de homicidios inició las investigaciones de rigor, y no se descarta que se pueda configurar la negligencia médica y de esta forma se ejerza acción legal en contra del o los responsables de esta presunta negligencia médica.

publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad